Te contamos las claves para que todo salga bien en una cena de empresa con tus jefes

Te contamos las claves para que todo salga bien en una cena de empresa con tus jefes

5 junio, 2018

En fechas especiales, como la Navidad, es habitual celebrar una cena de empresa con los compañeros de trabajo, para despedir el año y disfrutar de una reunión lejos del estrés que supone el día a día en la oficina. Estos encuentros ociosos, en los que muchos se lo pasan en grande, pueden llegar a convertirse en una auténtica pesadilla, cuando hay jefes de por medio.

Así que, si quieres sobrevivir a una cena de empresa en la que vayan a estar tus superiores, sigue algunas recomendaciones que te ayudarán a no caer en algunos errores de los que podrías arrepentirte. Recuerda que, aunque el ambiente en estos eventos suele ser informal y distendido, un jefe siempre es un jefe y te acabará pasando factura, si cometes algunos despropósitos.

Es muy común cometer excesos con el alcohol en estas concentraciones. La euforia por la fiesta hace que muchos de vosotros deis rienda suelta a vuestras ganas de disfrutar y eso os puede jugar malas pasadas. Que nunca se os ocurra poneros a hablar con vuestro jefe con un vaso en la mano y, sobre todo, cuando notéis que ya lleváis alguna copa de más.

Una cena con jefes en Madrid suele acabar, en la mayoría de los casos, en una fiesta privada. Y es una excelente oportunidad para hacer vida social con los compañeros y conocerlos un poco mejor. Pero es conveniente guardar siempre la compostura. No te emborraches ni quieras ser ese tipo gracioso que se atreve a hacer bromas a los que mandan. Puede que sean de los que toman nota y, al día siguiente, te lleves un disgusto.

Disfrutar con moderación de una cena de empresa en Madrid

Esa es la primera premisa que debes tener presente cuando acudas a una cena de empresa en Madrid. Que tampoco se te ocurra situarte al otro extremo y tratar de agradar a la fuerza a tus superiores. No vaya a ser que te conviertas en un plasta al que terminen cogiendo manía.

Al igual que el resto de compañeros y tú, el jefe, probablemente, acuda con la intención de desconectar y pasar un buen rato. No le amargues la fiesta hablándole de trabajo durante toda la noche.

En más de una cena con jefes en Madrid, es habitual que estos abran la veda o pongan el colofón con un discurso de bienvenida o despedida y agradecimiento por el rendimiento prestado. A muchos les gusta tener su minuto de gloria, así que no se te debe ocurrir empañarlo interrumpiendo su intervención.

Tampoco te señales más de la cuenta, si la cena de empresa acaba en una fiesta privada con karaoke. Participa, diviértete y comparte ese buen momento con tus compañeros, pero no quieras ser el centro de atención. Pasar desapercibido siempre suele ser la decisión más acertada.

Conclusión

Si no quieres arrepentirte, al día siguiente de tu cena de empresa, elige un vestuario elegante, pero discreto; echa mano de tu saber estar; y, sobre todo, no te la tomes como una oportunidad de ganarte un ascenso o ligar con la compañera que levanta tus pasiones. De lo contrario, todo podría volverse en tu contra.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

social_facebook social_instagram